Galimatías

¿En dónde estamos los aguerridos defensores de los derechos de la individualidad?. ¡por qué nos hemos dejado guiar por la insensible necesidad de los traumas infantiles!. ¿por qué?, en dónde quedaron las muertes capaces de abandonarnos y la felicidad misma para repetir la segunda etapa y la primera y así perderse por la eternidad en el laberinto que significa un cuarto de baño, un retrete roído por el escape de un camión que abandona la cárcel y asiste a ocultarse al entierro de su madre, profanada, como una puta cualquiera.

En dónde han quedado las vaginas y los penes, y los pechos y la soledad y las orgías y los desórdenes mentales, ¿en dónde han quedado?, ¿por qué ocultar todo eso tras el bello marco de caoba barnizada; manchado: “cuadro de familia”, Si la imagen hablara, podríamos escuchar cuantas veces el personaje mordió el polvo bajo el zapato del mejor enemigo, el más cercano y la esposa y los amantes profiriendo gemidos de placer y al mismo tiempo sirviendo el café y el té sobre la mesa, con comensales disfrazados de traje y vestidos hermosos para ocultar sus propios gemidos y sus necesidad de placer, su otra parte. ¿quién no vio el rostro de aquella anciana desconocida en la familia?, todos los han visto, abuelos, nietos y los próximos vástagos del padre que fornica con la secretaria, esa anciana desvirtuada y memorada por el tiempo y no nada más por su espuria vida.

me quedo aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: