Poema

Hay que servirnos del beso,
Entregarnos a su suavidad líquida,
Extendernos más allá de nosotros mismos,
Servirnos de él como un par de sombras
Unidas por la amabilidad de una llama.

Abrazarnos ante el irremediable hecho
De que tú seas parte del universo
Y que el mismo se cuele entre mis labios,
Con todos sus destellos fugases
Y sus secretos constelados.

Servirnos del beso para servirle,
Para abandonar el anonimato
Y conocernos más.
Para ser lo que somos,
Y vestirnos de nosotros mismos.

Ser como el fuego perfecto,
El que toca el techo con una llama
Y no el que pasa horas intentándolo hasta consumirse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: