Ahora el tiempo…

Ahora el tiempo ha caminado, después de tantos años en los que pareció permanecer estático, inerte a las caricias del viento, a los amaneceres de los ojos, a las risas de la madrugada. El tiempo dejó de ser ese anciano humilde varado en las esquina de una calle desconocida; que cualquiera en algún momento pensó no se movería jamás; por las piernas añejas y ese bastón de madera enmohecida que amenazaba con quebrarse en caso que diera un paso.

Ahora ya estamos en otro lado, porque la verdad de las cosas, es que tú estás en tu mundo y yo en el mío; aunque no sé si tú al igual que yo te encuentres sumergida en el pensamiento de la amargura, la nostalgia, o te encuentres acosada por la deprimente presencia de la incertidumbre.

Sé que lo nuestro, no fue un caso más de esa enfermedad que los amorosos de Sabines llaman amor, tengo la firme certeza que lo nuestro fue más allá de una risa espontánea, o de una caricia ligera, sé que nosotros, en nuestro tiempo, antes que el anciano caminara, tuvimos la fortaleza para mirarnos fijamente y compartimos esa necesidad de permanecer juntos por la eternidad; aunque nunca pensé – he afirmarlo con profunda sorpresa- que la eternidad, no fuera para siempre.

Yo he tratado de atar cabos, he repasado meticulosamente, cada gesto, cada palabra, cada espasmo, cada risa; para saber a ciencia cierta si cada uno de esos factores que construyeron la eternidad, tuvo su existencia en el momento exacto, en el instante preciso. Porque es necesario preguntarse, ¿qué sería de nosotros de no haber sido nosotros?, ¿qué habría pasado en nuestras vidas si no hubiéramos  contemplado los matices de la eternidad?, ¿Estaríamos ahora hundidos en la agonía del rompimiento?, ¿Habrías imaginado tal vez estar cerca, y sólo tal vez, aunque fuera por un instante, del mal usado termino amor?

Lo peor de todo, es que en esta historia no existieron culpables, sólo cómplices; cómplices de un delito planeado con suma precisión, ambos construimos un palacio de arena y agua, mismo que deshicimos incrédulamente con nuestros mal gastados espíritus, agotados por la constante presencia de la distancia. Eso fue todo, y lo más triste es pensar ahora, que esa destrucción agónica, marcó los cimientos de una nueva era; una era sin caricias, sin labios, sin palabras, sin nosotros.

Sería estúpido pensar que ambos nos esperaremos, aunque sé que en algún rincón de nuestros dilatados pechos, cabe, en esa diminuta esquina una ligera esperanza de seguir creciendo juntos; pero la esperanza, como dije, sería estúpida, ya que de nada sirve estar esperanzados si ha perdido la fuerza.

No sé cuánto tiempo habrá de transcurrir, para que ambos nuevamente iniciemos este baile constelar, en donde aparentaremos ser un astro más en el cenit nocturno; en donde intentaremos confundirnos con el resto de los animales de nuestra rara especie, haciéndonos pasar por otra estrella con un fulgor semejante al de los otros, sin olvidar nunca que somos distintos, ya que tendremos tatuado el pecado de haber conocido al amor y haberle dado la espalda.
Hasta pronto he de decir por esta noche. Hasta pronto he de decir para siempre. Una nueva eternidad comienza; y con cinismo he decir que espero, esta eternidad, no sea tan eterna.

Anuncios

5 comentarios to “Ahora el tiempo…”

  1. Recetas de postres: Tattin de Manzana Says:

    http://www.ResetasdePostres.com

  2. Adrián Gova Says:

    Muy buen texto hermano, no había podido darme el tiempo de leerte y hoy que finalmente lo vuelvo a hacer recuerdo porque este es quizá mi blog favorito. Sigue tomándote el tiempo para reflexionar poéticamente de la misma manera en que lo haces aquí en “Ahora el tiempo…”. Entre otras cosas me agrada la contradicción propia de nuestra especie que ejemplificas con: la eternidad que a veces nos duele que no sea eterna, y a veces deseamos que no sea eterna.

    Saludos,

  3. Leticia Cervantes Cervantes Says:

    ¡Hola !!!! Jaime:

    He de decirte que siempre es un placer leer tus publicaciones y más cuando son sobre el incomprensible amor.

    Me despido te mando un abrazo y te recuerdo que se te estima de sobremanera.

    Atentamente.

    Lic. Leticia Cervantes C.

  4. Orgullo Says:

    Hola Orgullo!

    Muchas frases me gustaron hijo chulo y bonito!

  5. Hassy Says:

    Mi buen Jaime.
    Hoy que he retomado mi blog (y se que siempre lo digo, pero espero esta vez en verdad no dejarlo), también he retomado la lectura de mis bloggs amigos y, como siempre, es un placer leer el tuyo.
    Siempre me ha gustado lo que escribes, siempre me he identificado, al menos en parte, con alguno de tus textos, pero Ahora el tiempo hace que me identifique aún más con este texto…

    Te mando saludos y espero seguir leyéndote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: